Pienso en ti

Suavemente,
sin pesar,
con ternura,
cuestionando sin dudar.

Tus movimientos atraen,
tus ideales complementan,
es enigmático,
impredeciblemente vivido.

Se intenta,
se pretende no importar,
mentimos el no percatar,
afirmamos la indiferencia.

Pero no se consigue nada.

La añoranza queda entonces sellada,
sin errores asegurada,
el olvido descartado,
y el recuerdo perdurado.

Son las acciones las que provocan,
las ideas que atormentan.

Respiro sosegado,
intranquila la mente,
ella ha confirmado,
y me siento levemente.

Observo el entorno,
¿Acaso soy el único?
no puedo serlo,
no puedo entenderlo.

Llenando así el ambiente,
irradiando actitud y consuelo,
derrochando belleza y empeño.

Quema,
deslumbra el furor,
contagia la emoción,
¿Acaso soy el único?

Comprendo entonces,
sintiéndome entonces culpable,
confirmando mi egoísmo,
y tentando lo palpable.

Aspiro la ceguera,
mirar por siempre la luz,
admirar por siempre el sol.
¿No será acaso suficiente?

¿Qué me que queda decirte?
mis dudas me carcomen,
y acabarán tragándome,
busco y espero sin ningún fin,
sin embargo pienso en ti.

Admitirlo es embarazoso,
vergonzosamente verdadero,
y no puedo sino decirlo,
y es que sí pienso en ti.

¿Qué queda entonces de mí?
la búsqueda y la tortura,
la espera y la dulzura,
y es todos los días,
todo por saber que me dejas sentar junto a ti.
Edson.

Esta entrada fue publicada en Poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s